Enfermedades del olivo más comunes

olivo-apice
Índice de contenidos

Los olivos son árboles resistentes, pero como cualquier ser vivo, están sujetos a diversas enfermedades y plagas que pueden afectar su salud y productividad. En este artículo, exploraremos las enfermedades del olivo más comunes, así como los métodos para detectarlas, prevenirlas y tratarlas.

Lista de plagas y enfermedades del olivar más usuales

Abichado del olivo

También conocido como Euzophera pingüis, es un lepidóptero o polilla que causa la muerte a olivos jóvenes y disminuye la producción en plantaciones adultas. Se considera una de las principales plagas en el olivar español. Se alimenta de la corteza y de la madera del olvido que acaba debilitando el árbol.

Acariosis del olivo

O Aceria Oleae, es una enfermedad causada por unos eriófidos o ácaros, provocando deformaciones y decoloración en las hojas, así como la formación de telarañas en la superficie de la planta. Producen deformaciones apreciables en el fruto.

Aceituna jabonosa

Provocada por distintas especies de hongo del género Colletotrichum, provoca alteraciones en el fruto, le da aspecto de podredumbre, afecta en tamaño, caída antes de tiempo y pérdida de calidad en general. Afecta a frutos, hojas y ramas.

Algodoncillo del olivo

Se trata de un pequeño insecto, conocido como Euphyllura Olivina. No suele ser un gran problema, gracias a sus depredadores naturales. Aun así, puede causar daños en la producción de aceitunas, si se descontrola su cantidad, ya que se alimenta de estas.

Asfixia radicular del olivo

Esta enfermedad se produce por un exceso de riego o suelo mal drenado, lo que provoca la asfixia de las raíces y, como consecuencia, la debilitación del árbol.

Arañuelo del olivo

Se trata de un pequeño insecto, que se alimenta de la savia del árbol y puede perjudicar el correcto crecimiento de este y sus frutos. No suele ser de gran preocupación, además de que las bajas temperaturas suelen acabar con este insecto.

Barrenillo del olivo

Varrenillo negro (Hylesinus Oleiperda). Se trata de un pequeño escarabajo xilófago, que perfora la corteza del árbol hasta llegar a la madera y sigue perforando para reproducirse. Se alimentan del tejido del árbol, debilitando y afectando su crecimiento. Es una de las plagas más frecuentes, que puede causar grandes infestaciones y de las más preocupantes.

Ceramida del olivo

También conocido como gusano blanco del olivo, en sus forma de larvas son las que se nutren lentamente de las raíces. Esto puede llevar, dependiendo del caso, a la muerte del árbol. En árboles jóvenes, puede ser más peligroso, ya que sus raíces son menos profundas y más vulnerables.

Cochinilla del olivo

Es de las peores enfermedades del olivo más comunes. Estos insectos se alimentan de la savia del árbol, pueden debilitar el árbol y provocar la caída prematura de las hojas si la infestación es severa. Posee un caparazón protector que lo hace resistente

Escudete del olivo

Esta enfermedad, causada por el hongo Sphaeropsis dalmatica o Camasporium dalmaticum, causa daños en las aceitunas, en forma de manchas en las hojas que eventualmente se vuelven necróticas.

Glifodes del olivo

También conocido como polilla de jazmín, que aunque causa grandes daños, es considerada una plaga secundaria. Suele atacar a los brotes más nuevos o jóvenes.

Lepra del olivo

Causada por el hongo Phlyctema vagabunda, que daña al olvido y se encarga de transmitir esta enfermedad. Provoca daños en el fruto que afecta su desarrollo y calidad y provoca caídas prematuras. 

Mosca del olivo

De las plagas y enfermedades del olivo más comunes, esta es la plaga más importante del olivo. Este insecto deposita sus huevos en los frutos, lo que puede provocar su caída prematura o la formación de aceitunas no aptas para la producción de aceite.

Negrilla del olivo

Un hongo que se desarrolla sobre la melaza producida por los insectos chupadores, como la cochinilla del olivo. Esta enfermedad impide que las hojas se desarrollen como es necesario, lo que provoca su debilitamiento.

Otiorrinco del olivo

Este escarabajo, se alimenta de las raíces en su estado de larva, además provoca defoliación, reduce la producción de las aceitunas y provoca deformidades en estas.

Prays o Polilla del olivo

Después de la mosca del olivo, esta plaga es la que mayor daño produce al olivo. Provoca daños en la hoja, la flor y especialmente en el fruto.

Repilo del olivo

Causado por el hongo Cycloconium oleaginum, se manifiesta en forma de manchas negras en las hojas, provoca la caída de las hojas por envejecimiento prematuro. Esto afecta a la producción, ya que daña a la aceituna en estados avanzados de la enfermedad.

Tuberculosis del olivo

Esta enfermedad, causada por el hongo Pseudomonas savastanoi, se manifiesta en forma de tumores en las ramas y el tronco del árbol, lo que puede afectar su estructura y crecimiento, reduciendo la producción de aceitunas.

Verticilosis del olivo

Ocasionada por el hongo Verticillium dahliae, esta enfermedad obstruye los vasos conductores del árbol, provocando la marchitez de las hojas y la reducción de la producción de aceitunas.

Xylella Fastidiosa

Esta bacteria afecta a varios cultivos, incluido el olivo, causando la marchitez rápida de las hojas y la muerte del árbol en casos severos.

¿Cómo detectar si un olivo está enfermo?

La detección temprana de enfermedades en los olivos es fundamental para evitar su propagación y minimizar los daños. Algunos signos de que un olivo está enfermo incluyen manchas anormales en las hojas, deformaciones en los frutos, pérdida prematura de hojas o marchitez repentina. como hemos ido comentando anteriormente.

Además, es importante revisar regularmente el tronco y las ramas en busca de signos de enfermedad, como tumores, grietas o decoloraciones.

Sistemas y Métodos de Protección de Cultivos Optimizando la Agricultura Moderna - AGR

Prevención de plagas y enfermedades del olivo

La prevención es clave para mantener la salud de los olivos y garantizar una buena producción de aceite. Algunas medidas para prevenir plagas y enfermedades incluyen:

  • Mantener una buena higiene en el olivar: Eliminar regularmente las hojas y frutos caídos puede ayudar a prevenir la propagación de enfermedades.
  • Controlar el riego: Evitar el exceso de riego y asegurarse de que el suelo tenga un buen drenaje puede prevenir problemas como la asfixia radicular.
  • Realizar tratamientos preventivos: Aplicar fungicidas e insecticidas de manera preventiva puede ayudar a evitar la aparición de enfermedades y plagas.
  • Utilizar variedades resistentes: Algunas variedades de olivo son más resistentes a ciertas enfermedades, por lo que elegir las variedades adecuadas puede ayudar a reducir el riesgo de infestaciones. Algunas de ellas son Frantoio, Koroneiki y Lechín.

Los olivos son árboles valiosos que requieren cuidados adecuados para mantener su salud y productividad. Es fundamental conocer las enfermedades del olivo más comunes, así como sus plagas y medidas preventivas.

Así, podremos proteger nuestros olivos y asegurar una cosecha de aceitunas de calidad. Mantener una vigilancia constante y tomar medidas rápidas ante cualquier signo de enfermedad son pasos clave para garantizar el éxito en el cultivo del olivo.

Suscríbete a nuestra newsletter

Te informaremos con  todas nuestras novedades

Hola, ¿en qué puedo ayudarte?