Cuajado del fruto

IMG-20240531-WA0004
Índice de contenidos

Después de haber tenido un mes de abril y mayo con temperaturas suaves y humedad en el suelo gracias a las generalizadas lluvias de Semana Santa, comenzó en junio el estado fenológico G2 del olivo, el del cuajado del fruto.

Es una etapa consistente en un engorde del fruto gracias a la masiva multiplicación celular que se da en él. Consecuencia de ese desgaste, es el momento en que el árbol mide sus fuerzas, comprueba el agua que tiene disponible en el suelo, los nutrientes que corren por su xilema y, si no se siente muy seguro, suelta alguno de sus frutos, para que los que quedan tengan recursos suficientes para llegar al final de su ciclo.

Previamente, recién cuajados, también hay algunos ovarios recién fecundados que se secan, fundamentalmente por altas temperaturas.

Endurecimiento del hueso

Más adelante, en julio, pasaremos al siguiente estado fisiológico, de endurecimiento de hueso, donde se produce la 2ª caída fisiológica, normalmente de los frutos cuajados más tardíamente, cuando ya estaban el resto en plena multiplicación celular y se quedaron atrás.

Así que así se encuentran ahora mismo nuestros olivos, midiendo los recursos que tienen disponibles. El que tenga riego, que esté atento y no le falte, y el que esté de secano, se encomiende a que haya humedad suficiente en el suelo.

Suscríbete a nuestra newsletter

Te informaremos con  todas nuestras novedades

Hola, ¿en qué puedo ayudarte?